El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) venezolano ordenó la noche del viernes a los militares controlar parte de las propiedades de la estación RCTV, cuando faltan pocas horas para la salida del aire del canal privado más crítico con el presidente Hugo Chavez.

Chavez decidió no renovar la concesión a la cadena, a la que acusa de "golpista" y de favorecer los intereses de la élite económica venezolana, lo que ha provocado que opositores hayan convocado manifestaciones para el fin de semana en protesta por lo que consideran el "cierre" del canal.

"Se ordenó al Ministerio del Poder Popular para la Defensa garantizar los derechos constitucionales de las partes involucradas (...) para lo cual deberá custodiar, controlar y vigilar de forma constante el uso de instalaciones y equipos", establece la sentencia del TSJ en un comunicado.

El TSJ se refiere en el texto a "microondas, telepuertos, transmisores, equipos auxiliares de televisión, equipos auxiliares de energía y clima, torres, antenas, casetas de transmisión, casetas de planta, cerca perimetral y acometida eléctrica ubicados a nivel nacional y necesarios para el uso de la frecuencia".

El ministro de Informacisn, Willian Lara, aseguró a principios de año que los bienes del canal no serían incautados aunque no se renovase la concesón de la cadena, ni siquiera las antenas repetidoras que le permiten transmitir a todo el país, que finalmente sí han resultado afectadas por la sentencia.

Interstitial - Noticia