Cadaqués, qué triste.